Lo que debes saber a la hora de comprarte un traje

En plena temporada de eventos, viendo muchos looks masculinos de invitados perfectos y demás, creía necesario plantear este tema sobre la mesa ChicShopping. Hay un dicho que dice que Por la facha y por el traje, se conoce al personaje  y seguramente no falla nunca, sobre todo, hablando de trajes masculinos. A menudo observo grandes errores en casos reales de hombres con traje. Errores sencillos de evitar y con un resultado muy negativo en el look.

¿Crees que todos los trajes son iguales? ¿Usas el mismo en invierno y en verano? ¿Quieres algo elegante pero informal? ¿Algo actual pero no excesivamente moderno?. Un traje adecuado, es aquel que complementa el aspecto de un hombre, añadiéndole estilo, sofisticación, profesionalismo o formalidad a su apariencia. Y creo que a veces no se le da la importancia correcta. Es una inversión de fondo de armario, por mucho que algunos se quieran negar. Y es la opción perfecta para muchas ocasiones, no solo eventos tipo boda.

Los trajes son sinónimo del buen vestir masculino, y deben realzar al máximo la imagen masculina, nunca lo contrario. Para llevar un traje que no favorezca, lo mejor es no llevarlo. Así que, si tienes dudas sobre qué debes de fijarte a la hora de adquirir tu traje, no te pierdas este post.

 

Traje masculino: Color

En primer lugar cabe analizar para qué realmente lo quieres ¿Se trata de un traje de trabajo? ¿Para una boda? ¿Una cena que requiere etiqueta? ¿Un “para todo”? 

La respuesta a todas estas cuestiones, te dará la elección del color. Hoy en día, ya existen trajes de diversos tonos, incluso diferentes estampados (cuadros british, raya diplomática, etc.), pero los colores más básicos son:

Gris y su escala de tonalidades. Es la perfecta alternativa al color azul marino. Combina con cualquier cosa y lo puedes llevar a donde sea. Es el traje estándar. En general, es imposible equivocarse con él. Utiliza los tonos más marengo para ocasiones de otoño e invierno, incluyendo los primeros pasos de la primavera, así como, para los eventos de tarde más informales. A partir de ahí, puedes ir seleccionando grises más luminosos según vayan subiendo las temperaturas.

 

 

Azul: La elección perfecta para el primer traje. El que se recomienda, en concreto, es el azul noche o marino. Es un color muy versátil y elegante, tan válido para la oficina como para un evento de día o noche. Hoy en día podemos encontrar en el mercado muchos tonos de azul, pero no todos los azules sirven para cualquier cosa. Los más claros o vivos, se reservan para citas de mañana y fechas primaverales y veraniegas. Y aunque, la carta de tonalidades se ha ido relajando, aún es habitual ver los azules más oscuros en invierno, para ocasiones más formales y de tarde/noche.

 

 

 

Negro: Reservado para eventos que requieran etiqueta oscura y mucha formalidad, de noche, o en el caso de un funeral.  Este tipo de trajes también se utilizan cuando se requiere mostrar autoridad, por eso la mayoría de guardias de seguridad los utilizan.

Si eres un friki de los trajes, tienes un montón y te gusta innovar, también puedes encontrar trajes en marrón, color piedra, o beige, aunque yo los evitaría. Recomiendo innovar mejor en tejidos, o algún estampado.

Y recuerda, el primer traje que debes comprarte tiene que ser liso y azul marino. En el caso del siguiente, apostaría por gris.  ¿Por qué tanto gris y azul marino? Porque van con todo. ¿Y por qué azul marino primero? Porque es el que se considera más profesional.

Traje masculino: Estilo

Conoce tu tipo de cuerpo. Hay hombres bajos, altos, robustos o delgados, y cada uno con sus peculiaridades. Los trajes son sinónimo del buen vestir masculino, y deben realzar al máximo vuestra silueta, nunca lo contrario. Por eso, es importante probarse y acertar bien con el tipo, corte y talla de traje. Un fallo en ésto, y quedará destrozado tu look.

  • Trajes con un fit más ancho o más estrecho. Actualmente, se llevan entallados, ya que favorecen mucho siempre y cuando tu cuerpo pueda permitírselo. Para saber si el corte escogido es el correcto, prueba a abrochar la chaqueta y vigila que las solapas no se abran o se formen arrugas. Si esto sucede, elige una talla mas, o busca un corte que se adapte mejor a tu cuerpo. Un corte recto es el ideal y el más favorecedor. ¡Siempre! Sólo los más delgados pueden optar por la silueta slim fit de corte más ajustado.
    Existen trajes de uno, dos y hasta tres botones. Ante la duda escoge siempre las chaquetas de dos botones ya que está a medio camino entre lo formal e informal y además suelen quedar bien en la mayoría de hombres. En este caso, ten en cuenta que el botón inferior NUNCA debe abrocharse y que el superior debe quedar ligeramente por encima de tu ombligo. De esta forma mantendrás las proporciones correctamente. Como norma general de cierre de botones recuerda esta regla; siempre, a veces y nunca.

 

Si eres bajito, huye de los trajes de tres botones (que además están desfasados) y de la doble abotonadura. Porque acentuarán la corta estatura. Así como, si tienes tripita.

  • En cuanto a la chaqueta: Vigila que la costura de los hombros quede justo a la altura en la que tu brazo comienza verticalmente, ni más ni menos (éste es un fallo muy común). Existen diferentes largos de chaqueta. la longitud correcta debe ser la que marque tu brazo extendido verticalmente con el puño cerrado. El lugar al que lleguen los nudillos debería ser aproximadamente el lugar en el que acabe la chaqueta.
    La longitud de las mangas debe ser aquella que llegue justo hasta el hueso que sobresale en vuestra muñeca. De esta forma daremos margen a que sobresalga por debajo la camisa aproximadamente uno o dos centímetros.

 

 

 

 

  • La solapa puede ser más ancha o más estrecha. Más estrecha te hace más esbelto y más ancha te aporta volumen en la zona superior. Si no quieres complicarte, escoge una solapa de tamaño estándar, acertarás. Respecto a la forma, tienes la solapa americana, de muesca clásica, no hay lugar para errores. Y luego también está muy de moda, la sofisticada solapa en pico, más formal y llamativa.

  • En cuanto a los pantalones también podéis encontrarlos más o menos anchos. Debéis buscar el corte con el que os sintáis más cómodos, os favorezca y que vaya también en concordancia con la chaqueta. Para elegir la talla, simplemente debemos fijarnos en que los bolsillos no se abran y la cintura no quede muy oprimida ni muy ancha (eso de colocarte el pantalón como si fuera un pantalón de chándal caído, va a ser que no). Una vez comprobados estos dos puntos, prueba a ponerte en cuclillas y mantén la postura unos segundos. Si estás cómodo y puedes hacerlo entonces acabas de encontrar tu talla. En cuanto al largo, debe llegar a tocar ligeramente el zapato, ni más ni menos. Pocas cosas hay mas feas que un pantalón de traje arrugado en los tobillos, así que, ojo al dato.

  • Chaleco, opcional totalmente. Un elemento que está de tendencia en los últimos años.

Traje masculino: Tejido

Fundamental optar por tejidos con un acabado mate (no brillante). Los trajes con brillo están más enfocados a planes festivo, tipo noche vieja por ejemplo, y principalmente nocturnos. Los tonos mate son válidos tanto para el día como para la noche, así que, no te la juegues.

 

 

Y como en el caso del color, si no vas a tener suficientes trajes, como para fijarte al detalle en el tema del tejido, es preferible elegir algo que pueda adaptarse a todas las situaciones y estaciones. Es decir uno de lana o mezclilla. 

Busca un traje hecho de lana o lana fría (más ligera). Hay otras telas para traje, como cachemir, tweed, lino o algodón, pero para la mayoría de las condiciones, la mayor parte del tiempo, será mejor uno de lana.

Un traje que se arruga fácilmente, o en el que las rodillas se te quedan señaladas te hará ver descuidado.

 

Traje masculino: Resto del look.

Para rizar el rizo, no descuides el resto de elementos del estilismo. Si no tienes la corbata, los calcetines o los zapatos adecuados, no servirá de nada todo el trabajo que has hecho eligiendo el traje adecuado.

  • Camisa: Necesitarás por lo menos dos, una blanca y una azul claro. La manga de la camisa debe verse entre uno y dos centímetros aproximadamente con respecto a la chaqueta. Mejor los dos centímetros si vas llevar camisa con puño para gemelos. La camisa no debe quedar arrugada ni hacer pliegues o bolsas.
    El cuello de la camisa es lo más importante, mídelo para elegir la talla exacta. Y recuerda que no debe de incluir botones, porque estamos ante una vestimenta formal.

  • Calcetines: Deben ser más oscuros que el traje. La tendencia de los pantalones más tobilleros y enseñar calcetín, hay que dejarla para ocasiones informales.
  • Las corbatas pueden ser de cualquier estilo y color, pero si no estás listo para experimentar, te recomiendo que elijas una lisa, ni demasiado ancha, ni demasiado estrecha. Una corbata lisa color vino, verde oscuro, o azul suelen quedar bien. Ésta debe quedar ligeramente por encima del pantalón a un centímetro aproximadamente (error muy típico también). Y con un nudo ni muy ajustado ni muy suelto.

 

 

  • Invierte en unos buenos zapatos. Un zapato anudado con cordones en negro es el comodín perfecto tanto para los trajes oscuros como para los más claros. Si eliges un traje gris puedes optar además por unos zapatos marrones. Los trajes azules admiten los dos colores. La mejor opción para vestir un traje de noche son los zapatos negros. Los zapatos con hebillas que se llevan ahora, no son los recomendados para traje, pero las tendencias van por delante.
  • Un cinturón de piel de vestir es el complemento perfecto para los pantalones. Es mucho más elegante vestir el pantalón con un buen cinturón, combinado con los zapatos. Ojito, el cinturón no debe tener hebillas llamativas ni nada por el estilo. También tienes como opción utilizar unos tirantes en su lugar. Pero una cosa o la otra. No las dos.
  • Detalles para elevar el look, como pueden ser pañuelos, pisacorbatas, gemelos, alfileres de solapa,etc. Todo ligado a las tendencias. Siempre recuerdo que menos es más y que el traje ya viste lo suficiente como para llenarlo de complementos. Elige algo pero no te lo pongas todo.

 

 

Espero que esta guía te ayude a la hora de comprar tu próximo traje. Siempre pruébate varios modelos para que te des cuenta de lo que te queda mejor. Si te pruebas y no encuentras ninguno que te favorezca, opta por un traje hecho a medida, tu silueta lo agradecerá.

Si crees que este post puede ayudar a más de alguien, no dudes en compartir. 🙂

Te espero en la próxima entrega.

Ana Cruz,

 

NOTA: Las imágenes son procedentes de pixabay y de varios blogs de inspiración, que puedes encontrar aquí.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *