Guía de uso de collares en función del escote

Ya sabemos que los complementos son importantes a la hora de crear un estilismo. Pueden elevarlo a la máxima potencia, aportar ese no se qué que lo haga diferente, hablar de tu personalidad y esencia. Y además, ayudarnos a vernos más favorecidas.

¿Sabías que la forma de unos pendientes influye en que te veas más delgada o esbelta? ¿Crees que la función de un collar es meramente decorativa? Hoy vamos a ver cómo podemos seguir haciendo algo de magia con nuestros complementos. Centrándome en los collares y los tipos de escote que utilicemos.

Diferencias entre cuello y escote: 

Comencemos a diferenciar entre “cuello” y “escote”:
Escote de una prenda: corte hecho en la prenda, que deja a la vista parte del pecho o espalda. Si no roza el cuello es un escote, no importa lo amplio o la forma que tenga.
Cuello de una prenda: parte que sale justo del cuello o lo roza.

 

Recomendaciones: 

  • Los accesorios, en este caso los collares, siempre deben ir de acuerdo a la situación. No es lo mismo elegir un collar para ir a un chiringuito que para ir a un evento de noche.
  • Recuerda que menos es más. Por eso si apuestas por un estilismo que llama la atención, es mejor elegir tipos de collares más sencillos para armonizar. Si por lo contrario, eliges un vestido o look muy sencillo, podrás escoger un collar que destaque frente al resto.
  • Apuesta por colores que favorezcan tus facciones. ¿Aún no conoces tu armonía de color?
  • Si tienes el cuello muy largo, mejor utilizar aquellos collares más cortos.
  • Si tienes mucho pecho, evita collares voluminosos. Opta por los largos y sencillos.
  • Cuello corto, opta por collares más largos, para dar un aspecto más esbelto.

 

Tipos de collares según tu escote

Cuello/Escote redondo

Es un escote discreto, formal y clásico. Fomenta la amplitud y volumen en el tórax. Por lo que, debe ser evitado por personas con complexión voluminosa y cuello ancho. Pero ideal para las personas con poco pecho.

No hay mejor collar que aquel que tenga la misma forma que el escote, en este caso redondo. Lo ideal es utilizar collares más bien cortos o gargantillas que vayan ligeramente pegadas al cuello para ayudar a estilizarlo así como los tipos “baberos”. Pero si quieres que estilice, o tienes volumen en el pecho, mejor utilizar collares algo más largos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escote oval

Se trata de un escote muy común y elegante. Suaviza los hombros excesivamente marcados, y genera volumen en el tórax.

A la hora de elegir un collar para él lo mejor es optar por collares pequeños y sencillos. O bien por collares largos, que aporten esbeltez.

 

 

 

 

 

 

Escote barco

Se trata de un escote muy femenino y sensual. Favorece a personas de hombros estrechos, creando más volumen, y destacando las formas horizontales como sin la mandíbula, pecho, hombros, etc. Si tienes los hombros caídos, no es tu mejor opción.

Al ser también muy elegante, le ocurre igual que al caso contrario. Lo ideal es no sobrecargar mucho el escote. Apuesta por collares pequeños y sencillos, que queden anudados cerca del cuello, sin colgar demasiado. No sobrepasen el escote. U opta por unos pendientes XXL y ausencia de collares.

 

 

 

 

Photo: Peter Stigter

 

 

 

Escote cuadrado

El escote cuadrado es muy común también. Aporta amplitud en cuello y hombros. Favorece a aquellas personas de cuello alto/largo. No obstante, hace que tus hombros parezcan más anchos, aunque generando un volumen controlado. Si tienes los hombros caídos, estrechos o poco marcados, sería muy buena opción.

Este escote, combina a la perfección con modelos cortos y medianos, siempre que queden dentro de la área de la piel. Nada por debajo del escote.

 

 

 

 

Escote en V

Se trata de uno de los escotes más favorecedores, porque fomenta la verticalidad. Con lo cual, es ideal para suavizar facciones muy marcadas, como rostros cuadrados o redondos. Por regla general, resaltar el pecho. Pero si es excesivamente pronunciado, deberá evitarse en mujeres con poco pecho ya que disimula el volumen del pecho, del tórax y de los hombros.

En cuanto a los collares, apuesta por modelos que se adapten a este tipo de escote. Que tengan la misma forma, incluso que queden algo más largos. Así quedará armonizada tu silueta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escote palabra de honor

El gran caballo de batalla, ¿A quién favorece? Fundamentalmente, a personas con hombros no muy anchos y brazos delgados, en caso contrario fomentaremos las formas existentes. Cuidado si tienes mucho pecho, o muy poco, en ninguno de los casos se ajusta demasiado bien.

En este caso, la opción más acertada será aquella que no sobre caiga por encima del escote. Collares grandes o pequeños, cerca del cuello serán lo más adecuado.

 

 

 

 

 

 

 

Escote asimétrico

Suelen dejar un hombro al aire, y favorece a aquellas personas de hombros estructurados y brazos finos. Si tienes mucho pecho también te resultará favorecedor por el recogimiento que provoca en las formas.

Para este tipo de escote es mejor no llevar collar aunque puedes utilizar uno discreto y corto que no llegue a tocar el vestido o top.

 

  

Camisas abotonadas

Lo mejor de las camisas, es que podemos lucir casi cualquier tipo de collar. Ya las llevemos desabrochando uno o dos botones, dependiendo de la situación.

 

 

 

 

 

 

 

Cuello halter

Se trata de un cuello muy femenino, que resalta los hombros y fomenta las formas de la silueta. Fomenta la verticalidad y esbeltez de la figura, y nos ayuda a suavizar facciones cuadradas en el rostro.

Y aunque existen muchas versiones de este cuello, lucir un collar sería un gran error. Si quieres añadir un toque distinto a tu estilismos, apuesta por otro tipo de accesorios como pueden ser pendientes y brazaletes.

 

 

 

Cuello alto

Toma nota, para la próxima temporada. Aunque está poco indicado para una mujer con cuello corto, ya que de por sí, este escote acorta el cuello visualmente. Y siempre será mejor llevarlo con el pelo recogido.

En este caso,  lo ideal es apostar por collares largos o collares XXL. Aunque no debes de pasarte con la largura (no sobrepase la altura del ombligo). Y recuerda que mientras más fino más elegante y más te estilizará.

 

 

 

 

 

Espero que te haya gustado este manual, para que sepas qué tipo de collar te favorecerá más en función del escote que lleves. ¿Eres de utilizar collares? ¿Sabías que también provocan efectos en nuestra imagen personal? 

 

Me despido hasta la semana que viene. No olvidéis compartir si os ha encantado!

Ana Cruz,

Todas las imágenes y sus fuentes, podéis encontrarlas aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *