Los 5 pecados a la hora de asistir a una boda

Comenzando septiembre y el venidero otoño, vuelve la maravillosa época de eventos. Las bodas a la vuelta de la esquina, y qué nos gusta una boda aquí en el sur. Yo como aún me quedan tres (llevo cuatro….), quizás esté empezando a dejar de cogerles el gustillo. Se me acaban las opciones de estilismos, pero nada que mi instinto de última hora no pueda salvar. Palabra de personal shopper!!

Lo que no se me acaba es ver, error tras error, cada vez que asisto a una, o me cruzo con un grupito de asistentes al pasar por la plaza de cualquier iglesia de Sevilla un sábado. Hablando con una amiga el otro día, llegamos a la conclusión, de que en las bodas, podemos encontrar horrores y errores. Éstos últimos los podemos salvar para la próxima, pero en el caso de los horrores…tendremos que profundizar un poco más. Así que, hoy siguiendo con la segunda parte de protocolo para eventos y bodas, que ya comencé aquí, os dedico este post que no os debéis perder.

 

5 pecados que no vas a cometer más en una boda, repite conmigo

 

No voy a cambiar mi estilo personal a la hora de asistir a una boda

Sí, ocurre. Y más de lo que me gustaría. Una boda es para ponernos más guapos/as. Arreglarnos más de lo normal, más que un sábado, pero seguir siendo nosotros/as. Y esto vale tanto para invitadas, invitados, novios y novias.

A mi me encanta cuando alguien te dice, “Qué guapa vas, vas muy tú”. Eso es señal de que tienes y llevas tu estilo a ese evento. Creo que es un error eso de innovar a la hora de ir a una boda. ¿Realmente os habéis parado a pensarlo? Un evento de estas características, requiere comodidad y elegancia, pero bajo tu propio estilo.

Consejo Chic: No utilices cortes, adornos, complementos o estilos que no te pondrías nunca. Primero, va a ser una pérdida de dinero. Segundo, no te sentirás cómodo/a. Opta por otras opciones: Un vestido/traje o estilismo básico, tanto para vosotros,como vosotras, siempre os hará ir correctos. Si tienes dudas, déjate asesorar por un profesional. Recuerda vas a una boda, no a Cádiz en febrero.

 

No voy a copiar un look completo que haya visto

Existen muchos blogs, instagrams de “invitadas perfectas”, pero…¿Habéis visto a muchas personas con más de una 38 que aparezcan en ellos? ¿Quién sabe realmente qué es una invitada perfecta? ¿Quién decide que lo sea? Hay que bajar al mundo real, al de las personas normales, al de la diversidad de cuerpos y estilos. Para que no ocurran estos errores convertidos en horrores.

A menudo observo looks maravillosos, mayoritariamente de chicas con cuerpazos y generalmente esbeltas. A las que, prácticamente, les queda bien todo. El error está en trasladar ese look a ti misma de forma calcada. Sin tener en cuenta, corte, tejido, estilo y tu morfología. ¿Creéis que el punto de seda, usado muy a menudo por firmas de ropa, le queda bien a todo el mundo? Pues amigas, no…este tejido tiene sus beneficios pero también sus consecuencias. Y si intentas hacerte el mismo vestido con otra tela, también puedes meter la pata, dando lugar que no te quede nada parecido.  Ya que ese patronaje y corte no eran adecuados a él. Todo tiene su ciencia.

Como ejemplo, uno que a mi me alucina, porque nunca acaba… ¿Cuántas madrinas han intentado copiar literalmente el estilismo de Naty Abascal , en la boda de uno de sus hijos? De todas las que he visto, lo han logrado aceptablemente 1 de 10. ¿Por qué será?

Consejo Chic: No copies, no copies literalmente. Elije elementos que te gusten, un escote, un tipo de manga, asegúrate de que se adecuen a tu estilo, morfología y déjate asesorar por profesionales.

El menos es más, será mi padre nuestro

Casi nada. Está claro que ahora existen algunas tendencias acercándose al barroquismo, al más es más. Pero hay que tener cuidado a la hora de utilizarlas, porque aunque no lo parezca, también hay que saber llevarlas. No colgarte y ponerte cosas, como si fueras un árbol de Navidad.

Para que me entendáis, yo me refiero a cosas como: Colocarte una corona de flores de cinco dedos de ancho, siento tu frente minúscula, llevando cinturón a juego, igual de ancho. O, llevar aplicaciones de pedrería, en el vestido, bolso, zapatos y pamela. ¿Os parece broma? Pues creerme, que no lo es, y puedo documentarlo. No te coloques un tocado o pamela desproporcionados respecto a tu morfología.

Consejo chic: Un estilismo para una boda, requiere de proporción, equilibrio, naturalidad, elegancia y sencillez. Un buen peinado y maquillaje, ya hacen mucho, utiliza complementos pero no estropees lo básico.

No me vestiré como un galán de telenovela 

Y llega el turno de vosotros. Este tema es muy espinoso, pero muy real. ¿Soñasteis con aparecer en una telenovela de hace 10 años? Entonces, porqué utilizáis camisas negras con corbatas naranjas, por ejemplo. Camisas de colores estridentes o estampados sin sentido. Chaquetas con brillos, otro de los clásicos. Y remates como trajes en blanco, marrones o los gris perlados.

Todos ellos son errores y horrores con mayúscula. A veces creo que, con lo “fácil” que es vestir a un caballero para un evento de este tipo, ¿Cómo se pueden ver estas cosas?

Consejo chic: Invierte en un traje azul noche o gris en una tonalidad no muy clara. Una camisa blanca formal y unos zapatos lisos de cordones negros. Estarás perfecto. Ahm, y no es necesario llevar la corbata a juego con el traje de tu pareja, eso ya quedó para la historia.

Cuidaré estos detalles para lucir como un auténtico caballero

Para finalizar, y no menos importante, no debes de olvidar:

  • Llevar corbata correctamente ajustada. Nada de nudos mal hechos. Y por favor, no olvidar el largo adecuado. No debe estar en mitad de la barriguita ni sobrepasar la cintura.
  • No utilizar cinturones u otras prendas, con logotipos y nombres de marcas a la vista. No hay nada más fácil que estropear un estilismo usando un cinturón con las iniciales o el logotipo en la hebilla.
  • Fuera a los calcetines blancos, o de sport. Para vestimenta formal, se utilizan calcetines oscuros de hilo fino, adecuados para la ocasión.
  • Llevarás cuidada tu barba y peinado. No vale ir vestido formal, si no nos acompaña un correcto peinado y barba.

Consejo chic: Simplemente NO te olvides ninguno de ellos.

Confío en tu instinto y saber, a la hora de aplicar todos los puntos. Lo mismo para algunos de vosotros, ya estaba bastante claro. Si es así me alegro, pero como todos/as no sois tan aplicados, nunca está de más poner los puntos sobre las íes, y aclarar cositas en estos términos.

Y cuéntame ¿Qué horror te has encontrado en tu última boda? Aportemos nuestro granito de arena, para que cada vez haya menos erroress u horrores de este tipo en una boda. Comparte el post!

Besitos,

Ana Cruz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *